preguntas sobre lo normal

¿Qué es lo normal?

preguntas sobre lo normal
Continuamente escucho «eso es lo normal», «…no es normal» o cosas como «lo normal sería…»

¿En realidad creemos que existe tal cosa como lo «normal» dentro de los asuntos humanos?

Nosotros como seres humanos, desde el punto de vista biológico, animal y otros, hacemos muchas cosas que no se pueden catalogar como normales, por ejemplo el hecho de volar en aviones. A principios del siglo XX se fueron perfeccionando los aeroplanos, lo cuál le dió al humano la posibilidad de trasladarse rápida y eficazmente hasta lugares antes inaccesibles o simplemente en menos tiempo y empleando menos recursos.

Si le preguntamos a alguien de principios del sigo XIX si cree que en un futuro será «normal» que los humanos puedan volar, usando cierta tecnología, ¿que crees que nos contestaría? ¿Podría incluso tacharnos de herejes o blasfemos (porque eso era un atributo divino y que pertenecía solo a Dios)?

Por una pregunta así en cierta época y en cierto lugar podríamos haber sido lapidados o quemados vivos.

Hoy para nosotros es «normal» tomar un avión y viajar a cualquier lugar, claro si tienes el dinero, si vives en ciertos países como los son algunos de áfrica, ciertamente no es normal para su población viajar en avión.

Entonces algo que definimos como normal proviene de que tan común es (cuantos miembros de la misma especie realizan la misma acción o presentan ese comportamiento), que tan aceptado es eso, en fin, hay muchos parámetros para que algo sea normal, ciertamente algo que siempre se nos olvida es que algo aunque sea «normal» no es bueno per sé, ni por no ser «normal» deja de ser bueno.

Por ejemplo antes era «normal» que las mujeres no opinaran, no se les diera derecho al voto, pero eso no era bueno por considerarse «normal»

No es «normal» que alguien se cure de cáncer, por que es difícil o lo que quieran, pero eso no significa que si alguien se cure sea malo solo por que no sea «normal»

Nos atrevemos a criticar y señalar con el dedo a muchos sólo porque no cuadran dentro de nuestros hábitos, comportamientos, costumbres o pensamientos, pero es no nos da ningun derecho a hacerlo, ¿ntonces porque lo hacemos?

Porque tenemos un ego que hemos dejado crecer desmedidamente y pensamos algo como esto:

«Lo que yo creo y lo que yo pienso es lo correcto»

Ahí podríamos discutir otro tema con lo que «es correcto»

Pero no se trata de ello, el ejemplo es para ilustrar como pensamos y como justificamos el quernos cololar en una posición superior a otros, solo porque consideramos que lo que pensamos si es válido y/o correcto.

Eso no nos lo enseñan muchas veces nuestros padres ni maestros, pero es una actitud cobarde, desleal para con otros humanos y crea resentimientos, discusiones y hasta guerras.

Ninguno de nosotros tenemos la verdad absoluta de NADA.

Por ello es que a mi me choca tanto la palabra «normal»

Evitemos usarla, evitemos juzgar a los demás, preocupémonos por mejorar nosotros y si vamos a ver hacia abajo a alguien que sea solo para ayudarle a levantarse.

Existen muchos grupos vulnerados actualmente por esos «grandiosos» conceptos que tenemos de lo que es normal, ya sean homosexuales, indígenas, mujeres, niños, etc.

Imagina que definieran como que no es «normal» que un adulto vea caricaturas o juegue con un xbox, por considerarse inmaduro o lo que quieras, pero tu tienes ganas de hacerlo, porque te hace bien, te relaja, te hace feliz. ¿Entonces como ya no es normal dejas de hacerlo?

No.

Se sigue haciendo pero puede generar culpa al individuo si considera las normas sociales muy importantes.

Así que dejemos de pensar que es normal y que no en las cuestiones humanas. Y empecemos a pensar en términos de que nos hace bien y que no a nosotros mismos, si hacemos algo y no dañamos a nadie (ni a nosotros) ¿Cuál es el problema?

Si herimos suceptibilidades de gente que no ha alcanzado el nivel para comprender que todos tenemos los mismos derechos, entonces el problema es de la otra persona, no nuestro.

palomos otoño

Como palomos

palomos otoño

Deambulan los palomos por la plazuela del pueblo,
caminan entre la gente, esperando por migajas.
Vuelan sólo ante niños maldosos que los corretean,
que los espantan y que impiden su tranquilidad.
Luego llegan los que les brindan ese poco pan,
con el que sobreviven, apenas les llena, pero ahí está.
Cada uno come rápido, para que el otro no le gane su alimento,
llegando más tarde la lluvia huyen de nuevo a sus nidos…
Esperando por un mejor día…
Por más comida…
Por más compasión del que pasea por sus lugares.
Así como los palomos ¿cuántos esperamos por migajas?
¿Cuántos arrebatamos algo antes que nos lo arrebaten?
¿Quienes son esos que nos ahuyentan lejos de nuestro pan?
En este mundo antes que compartir nos enseñan a competir.
¿Y si no se trata de eso?
¿Y si nos han enseñado mal?
¿Tendremos el valor para cambiar?

sobre las nubes

No se puede transformar el mundo sin cambiar uno mismo

sobre las nubes

Aunque en el mundo se prohíbe la caza indiscriminada de animales, aunque muchos abogan por impedir la contaminación de los ecosistemas, se deseen detener los robos y demás atrocidades, nada se puede hacer mientras haya humanos que actúen como animales, llevados a actuar solo por sus instintos y ambiciones, nada se puede hacer mientras no haya una transformación en los hombres, en su conciencia.

Es necesario que el hombre vuelva a ser humano, lo que verdaderamente significa ser humano, en pocas palabras un ser racional, que desarrolle un respeto profundo por la vida, incluyendo la propia.

Mínimo debería empezar por tener vergüenza por lo que ha hecho con este mundo, con sus semejantes, consigo mismo y entonces levantarse para luchar por mejorarse a sí mismo. No se puede pretender transformar un mundo, cuando no se ha transformado al individuo.

Niño payasito de crucero

Inocencia interrumpida

Niño payasito de crucero

Hoy en el sol te miré transpirando tu vida,
sangrando tu dolor cual si fuera una herida,
tu esencia escapa poco a poco y se olvida.

En tus ojos ví rastros de tus sueños perdidos,
llegó la lluvia y heló tu piel hasta los huesos,
pero tú sabes que el frió te llegó hasta el alma.

¡Maldita desgracia que con los elementos se agrava!

Pero seguiste firme, aún llorando, de pié y sin parar,
luchando por vivir, queriendo y aún sin querer…
por una esperanza y un mañana que quizá no llegará.

Deseas continuar, aún sin fe y sin vacilar,
¿Cuántas veces has creido que es mejor terminar?
¿Qué te hace aún querer volar?
¿Es tal la fuerza de tu alma? ¿Mayor que la adversidad?

Hay quienes te ignoran y te apartan. ¡Que desdicha!
Ya quisieran tener tu coraje, por lo menos tu fortaleza.

Ese valor de luchar contra un mundo que te ignora,
te pisotea, te segrega y te manda al exilio…
Ese mismo mundo que clama por un mejor futuro.

Cuándo lloras, aunque no creas yo lloro contigo,
tal vez no te saque de tu miseria ni de tu vacío,
pero si te digo que por lo menos yo no te olvido.

Eres yo mismo, con otro rostro y con muy mala suerte,
con la muerte asechando en cada respiro, aquí, ahora.
Yo tengo mi culpa, no he luchado suficiente y de frente,
contra los que viven haciendo de esto un infierno en vida.

Aún con lo mal que todo se mira, todavía no se termina,
hemos de luchar juntos por que podamos vivir
en un mundo dónde podamos por fin decir; ¡Soy feliz!

paloma en libertad

Lo que no hay en verdad

paloma en libertad

En este momento en el mundo tenemos tecnología suficiente para que muchos ciegos «vean», muchos sordos «oigan», algunos que no pueden caminar lo hagan…

La excusa de no ayudar es el dinero, un pedazo de metal o papel, inventado, un sistema creado para justificar que lo que existe en este mundo no se reparta adecuadamente entre los que viven en el.

Contamos con energías renovables, alternativas, pero con patentes en manos de industrias agresivas al medio ambiente y que hacen su riqueza a partir de controlar y ensuciar todo.

Tenemos mucho más conocimiento que en eras anteriores, sin embargo la televisión y demás medios nos idiotizan para convertirnos en fieles consumidores, callados y seres oprimidos, que ni siquiera se dan cuenta que lo están e incluso defenderan al sistema.

En este mundo tenemos muchas cosas a nuestro favor, lo que no hay en verdad son gobiernos honestos..

Lo que no hay en verdad son pueblos que exijan su libertad de pie y todos juntos…

Lo que no hay en verdad es congruencia en las familias más poderosas del mundo, no quieren renunciar a su poder y comodidad para que todos seamos iguales…

Lo que no tenemos es vergüenza, pues creemos en un sistema y lo defendemos aunque nos mata desde adentro, desde la esencia, desde la mente, desde el alma.

Para ilustrar porqué debemos cambiar aprovecho y cito a Albert Einstein: «No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon.»

[youtube=www.youtube.com/watch?v=RwUGSYDKUxU&w=320&h=240]

Lo que a veces no es tan obvio

the fact is

Es obvio que cada día amanece… no es obvio, pero debes saber que cada que amanece pienso en ti.

Es obvio que algunas veces llueve… no es obvio, pero debes saber que cuando llueve, pienso en abrazarte.

Es obvio que todos lloramos de vez en cuando… no es obvio, pero debes saber que todavía lloro por no tenerte aquí.

Es obvio que todos continúan y siguen con su vida… no es obvio, pero debes saber que aunque sigo haciendo mi vida, no esta completa sin ti.

Es obvio que todos dicen que se mueren sin cierta persona… no es obvio, pero muchas veces siento que muero por dentro al no tenerte a ti.

Hay muchas cosas que son obvias, pero las más importantes, son aquellas que no lo son, aquellas que desconoces aún y que te harían saber lo importante que eres en mi vida.

Involución

La involución

Involución

Los sabios se convirtieron en profesionistas, los artistas en ídolos de televisión, las verdaderas escuelas en fábricas de robots, el sano comercio en industrias explotadoras, el romance en sexo, el libre pensar en libertinaje, los valores en bienes materiales, la duda en conocimiento limitado, la divinidad en religión, la lealtad en conveniencia, la bondad en altruismo deducible de impuestos, la creatividad en derechos reservados, y así puedo seguir.

En pocas palabras, al espíritu lo han convertido en el bello durmiente, al alma en la bestia, al cerebro en espanta pájaros y al corazón en hojalata. Pero nunca es tarde para revolucionar la esencia, mientras haya energía, la transformación es posible.

Autor:  NHL

vacuna contra la indiferencia

En medio de la modernidad

vacuna contra la indiferencia

Aún en medio de la modernidad hay lugares en donde la mujer es menos que nada, donde son apedreadas, sobajadas, violadas, ignoradas, tiradas a la basura aun siendo fetos, vendidas a cambio de ganado; pero gracias a voces que se alzaron pidiendo justidia, a la sangre derramada de cientos y cientos de esas voces, hoy la mayoría tiene la libertad para decidir sobre su cuerpo, sobre su futuro. Y seguimos luchando por los derechos de las mujeres.

Y en nuestro mundo moderno, existen lugares donde las personas son obligadas a trabajar de sol a sol, en condiciones infrahumanas, para poder llevar alimento a sus hogares, siendo que también hace algunos ayeres, varias voces se alzaron para exigir se respetara una jornada laboral y una retribución equivalente al trabajo desarrollado. Y seguimos luchando por obtener trabajos y salarios dignos.

También aun en medio de la modernidad, hay personas que no pueden vivir abiertamente su homosexualidad, pero gracias a voces que se alzaron, que lucharon, que pugnaron porque se respete su derecho y libertad a amar abiertamente, hoy hay una mayoría que puede ir de la mano de su pareja. Y seguimos luchando por los derechos de los homosexuales.

En medio de la modernidad, hay personas que viven envueltas en una gran xenofobia, en una diferencia de clases, en una diferencia de credo, de color de piel. Si no hubiera existido una voz que se alzara, seguiríamos siendo una colonia, seguirían existiendo los esclavos y Hitler dominaría el mundo. Y seguimos luchando por la justicia social.

La próxima vez que sientas ganas de decir: «Deja de lloriquear y acepta las cosas como son», piensa que harías si esa persona que has permitido que llegue al poder se introduce a tu casa, viole a tu madre, hermana, esposa o hija y te golpeé, no solo física, sino emocionalmente, simple y sencillamente porque TÚ le diste el poder de hacerlo, ¿a quién vas a recurrir?

«Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero moriría por el derecho que tienes de decirlo».

Escrito por mi amiga: Kanita al aire.