Con melón o con sandía

Con melón o con sandía

Un hijo no es un arma para herir al otro. Un hijo no es una herramienta para lograr lo que uno quiere. Como padres tenemos el deber de madurar y aceptar nuestros fracasos o errores sin afectar a nuestros hijos.

Todas nuestras acciones tiene consecuencias.

Alguna vez en mi vida mi padre me quiso separar de mi madre. Me mintió, me quiso manipular, hizo todo lo posible por que no la quisiera y me alejara de ella.

“Soy pequeño pero me doy cuenta”

¿Cuál fue el resultado? Que yo no era ningún idiota y me dí cuenta de la realidad, sin que nadie me tuviera que decir nada. Me sentí usado, devaluado, yo era casi como un objeto que se utiliza para un fin. Después de una larga historia, siendo adolescente acabé por correr yo mismo a ese hombre de mi casa con lujo de machete y amenaza de muerte. ¡Y sí que lo queria muerto, bien muerto! Había nacido un odio en mi tan grande que era capaz de todo.

Hoy todavía, aún a muchos años de distancia y siendo adulto, siento ese odio. Poco a poco va siendo menor. Lo que siento y sienten muchas personas a lo largo del planeta, deja de manifiesto que el odio que puede generar un padre que manipula a sus hijos, puede durar hasta que estos son adultos.

El amor y cariño se ganan día con día, pero se pueden esfumar en un minuto, convirtiéndose en desprecio, odio o indiferencia.

¿Realmente quieres eso? ¿Quieres llegar a viejo y que tus hijos no te quieran ni ver? ¿Quieres arrepentirte de tus acciones por el resto de tus vidas? Si tu respuesta es no, entonces deja de utilizar a tus hijos en contra de tu ex. Ellos merecen tu amor, no que los utilices. Merecen tu apoyo, no que los engañes. Merecen tranquilidad y eso es lo que debes darles.

Si te separas de tu pareja por el motivo que sea, es algo que terminó entre ustedes y punto. No tiene por que afectar a tus hijos. Como decimos en México: “ten los huevos” para aceptar que así fue y continúa con tu vida. Tus hijos no deben pagar tus errores, tus complejos, frustraciones, ni tristezas.

“Es muy importante que los padres dejen de lado sus diferencias y pongan la armonía emocional de los hijos como su principal prioridad.”

Si ya te separaste o te vas a separar, no les mientas a tus hijos. Habla con ellos y di las cosas de manera tranquila, clara y sincera. Sin agregar hechos o cosas que no te constan, sobre entendidiste o imaginaste. Tus hijos deben saber la verdad y solo la verdad. Respétalos, ellos son menores, no tontos.

Déjales en claro cada vez que sea necesario que ellos no tienen la culpa de la separación y que tampoco pueden hacer nada para cambiarlo. Ayuda a que acepten la situación.

Ellos necesitan de estabilidad, seguridad y cariño. Por tanto recuérdales que esto no cambia lo que sientes por ellos ni tu trato hacia ellos.

Deben estar atentos a sus cambios de comportamiento; rabietas, trastornos del sueño, agresividad o tristeza. Esto puede indicar que la situación los ha afectado más de lo que debería y necesitan ayuda.

Deja que se expresen, que te digan lo que sienten, quieren y necesitan. Si no te tienen confianza, deja que hablen con algún otro familiar, amigo o profesional con quién tengan la confianza.

Manten su rutina diaria. No les cambies arbitrariamente sus actividades ya sean escolares o recreativas. Tampoco los fuerces. Dialoga con ellos.

Destaca las cosas positivas. Es importante que aunque no haya más amor entre tu ex y tú, vea que se respetan.

Nunca hay que hacer esto:

  • Castigarles a ellos por lo que sientes o pienas que ha hecho tu ex pareja. Sigue siendo su padre o madre y le necesitan.
  • Castigar a tu pareja a través de los hijos, por ejemplo no dejándoselos ver.
  • Hablar mal con o de tu ex frente a tus hijos.
  • Darles esperanzas si no existe posibilidad de reconciliación. Será como un nuevo divorcio cada vez que vean que no están juntos en casa.
  • Manipular a un hijo en contra del cónyuge o ex pareja.
  • Competir por el cariño de tus hijos. No es un concurso de popularidad.
  • Intentar compensarlos por lo que ocurre con cosas que normalmente no les darías.

Recuerda: Lo que un hijo piensa o necesita.

  • Si se van a separar, por favor digan la verdad y explicarme lo que pasa, soy pequeño pero me doy cuenta que algo ocurre y me pongo triste.
  • Yo los quiero a los dos y los necesito a los dos, no me impidas estar con uno o con otro.
  • No me hagas tomar partido. Es muy duro para mi tener que elegir entre los dos.
  • No me compres regalos para compensar que no estas conmigo, solo necesito que me quieras y me escuches.
  • Me hace daño que uno hable mal del otro, para mí son las dos personas más importantes de mi vida, necesito respetarlos y admirarlos.
Basado en el trabajo de Mar Sánchez Marchori, Pedagoga y directora de Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa y en mi propia experiencia.
Final-de-cine

¿Final feliz?

Final-de-cine

No hay finales felices mientras estás vivo. Porque la historia continúa, porque las cosas cambian. ¿Cómo puede ser el final al vivir algo maravilloso?

Tú final feliz significaría que tu papel en la historia de la vida se acabó, que no hay un avance ni un retroceso, que ahí quedó todo para ti. Eso es la muerte, una transformación, en la que dejas de ser parte de este mundo.

Pero no has muerto. Entonces; ¿por qué obsesionarse con un final feliz?

Los finales felices de las películas son efímeros y luego de eso ya no nos cuentan el resto de la historia. No sabemos si la pareja se mató, si se aburrieron y divorciaron; incuso pudieron haber decidido que querían algo distinto.

En toda relación hay momentos felices, momentos tristes, difíciles y otros simples o sin chispa. Lo importante es saber que queremos y comprometernos, buscar soluciones; no problemas. No significa que lo malo no vaya a seguir pasando.

Significa que debemos encontrar la madurez suficiente para que todo lo bueno y lo malo sea un escalón más y sirva para construir nuestra felicidad. Si, costruir la felicidad. Ella no va a tocar a nuestra puerta y hacer de nuestra vida un cuento de hadas de la noche a la mañana. Es nuestra responsabilidad hacerla, mantenerla y buscar diversas formas para hacer que se manifieste.

Aunque claro, nos enseñan que basta con soñar, rezar y esperar que todo caiga del cielo. Lo siento, pero las cosas no son así.

Respecto a una reación: la felicidad que tú has conseguido para ti puede ser coronada con la que te ayuda a generar otra persona, es una co-creáción cuándo dos han decidido compartir sus vidas. Es como la cereza del pastel.

¿Aún quieres un final feliz? ¿O prefieres construirte una vida feliz?

frase es casi imposible evitar que el exceso de amor haga que uno actue como tonto solo el tonto puede clarice lispector

¿Por qué no decir que se ama demasiado?

Me ha tocado escuchar en muchas ocasiones a personas que dicen que aman demasiado a su pareja.

Amar demasiado es algo negativo. ¿Por qué? Por la connotación de la palabra demasiado.

Demasiado significa en exceso, que supera las barreras, los límites, lo que se espera; más de lo necesario.

Si tú amas demasiado estás amando más de lo que deberías hacerlo, más de lo que es sano. Si es algo bueno lo que sientes, se ama mucho, muchísimo, en gran medida; pero no demasiado.

frase es casi imposible evitar que el exceso de amor haga que uno actue como tonto solo el tonto puede clarice lispector

 

 

Frases de Grey’s Anatomy: “Gracias al calendario volvemos a empezar todos los años…”

Parque, sol y arboles

Gracias al calendario volvemos a empezar todos los años. Sólo hay que esperar a Enero. La recompensa por sobrevivir a la Navidad es el año nuevo que viene acompañado de los tradicionales buenos propósitos, dejas atrás el pasado y vuelves a empezar. Es difícil resistirse a la oportunidad de empezar de nuevo, de dejar tus antiguos problemas a un lado.

Quien decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo no es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año. Es un acontecimiento grande o pequeño algo que nos cambia que nos da esperanzas. Una nueva forma de vivir y contemplar el mundo, para dejar marchar los viejos hábitos, los recuerdos.

Lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar, aunque también es importante recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.

preguntas sobre lo normal

¿Qué es lo normal?

preguntas sobre lo normal
Continuamente escucho “eso es lo normal”, “…no es normal” o cosas como “lo normal sería…”

¿En realidad creemos que existe tal cosa como lo “normal” dentro de los asuntos humanos?

Nosotros como seres humanos, desde el punto de vista biológico, animal y otros, hacemos muchas cosas que no se pueden catalogar como normales, por ejemplo el hecho de volar en aviones. A principios del siglo XX se fueron perfeccionando los aeroplanos, lo cuál le dió al humano la posibilidad de trasladarse rápida y eficazmente hasta lugares antes inaccesibles o simplemente en menos tiempo y empleando menos recursos.

Si le preguntamos a alguien de principios del sigo XIX si cree que en un futuro será “normal” que los humanos puedan volar, usando cierta tecnología, ¿que crees que nos contestaría? ¿Podría incluso tacharnos de herejes o blasfemos (porque eso era un atributo divino y que pertenecía solo a Dios)?

Por una pregunta así en cierta época y en cierto lugar podríamos haber sido lapidados o quemados vivos.

Hoy para nosotros es “normal” tomar un avión y viajar a cualquier lugar, claro si tienes el dinero, si vives en ciertos países como los son algunos de áfrica, ciertamente no es normal para su población viajar en avión.

Entonces algo que definimos como normal proviene de que tan común es (cuantos miembros de la misma especie realizan la misma acción o presentan ese comportamiento), que tan aceptado es eso, en fin, hay muchos parámetros para que algo sea normal, ciertamente algo que siempre se nos olvida es que algo aunque sea “normal” no es bueno per sé, ni por no ser “normal” deja de ser bueno.

Por ejemplo antes era “normal” que las mujeres no opinaran, no se les diera derecho al voto, pero eso no era bueno por considerarse “normal”

No es “normal” que alguien se cure de cáncer, por que es difícil o lo que quieran, pero eso no significa que si alguien se cure sea malo solo por que no sea “normal”

Nos atrevemos a criticar y señalar con el dedo a muchos sólo porque no cuadran dentro de nuestros hábitos, comportamientos, costumbres o pensamientos, pero es no nos da ningun derecho a hacerlo, ¿ntonces porque lo hacemos?

Porque tenemos un ego que hemos dejado crecer desmedidamente y pensamos algo como esto:

“Lo que yo creo y lo que yo pienso es lo correcto”

Ahí podríamos discutir otro tema con lo que “es correcto”

Pero no se trata de ello, el ejemplo es para ilustrar como pensamos y como justificamos el quernos cololar en una posición superior a otros, solo porque consideramos que lo que pensamos si es válido y/o correcto.

Eso no nos lo enseñan muchas veces nuestros padres ni maestros, pero es una actitud cobarde, desleal para con otros humanos y crea resentimientos, discusiones y hasta guerras.

Ninguno de nosotros tenemos la verdad absoluta de NADA.

Por ello es que a mi me choca tanto la palabra “normal”

Evitemos usarla, evitemos juzgar a los demás, preocupémonos por mejorar nosotros y si vamos a ver hacia abajo a alguien que sea solo para ayudarle a levantarse.

Existen muchos grupos vulnerados actualmente por esos “grandiosos” conceptos que tenemos de lo que es normal, ya sean homosexuales, indígenas, mujeres, niños, etc.

Imagina que definieran como que no es “normal” que un adulto vea caricaturas o juegue con un xbox, por considerarse inmaduro o lo que quieras, pero tu tienes ganas de hacerlo, porque te hace bien, te relaja, te hace feliz. ¿Entonces como ya no es normal dejas de hacerlo?

No.

Se sigue haciendo pero puede generar culpa al individuo si considera las normas sociales muy importantes.

Así que dejemos de pensar que es normal y que no en las cuestiones humanas. Y empecemos a pensar en términos de que nos hace bien y que no a nosotros mismos, si hacemos algo y no dañamos a nadie (ni a nosotros) ¿Cuál es el problema?

Si herimos suceptibilidades de gente que no ha alcanzado el nivel para comprender que todos tenemos los mismos derechos, entonces el problema es de la otra persona, no nuestro.

sobre las nubes

No se puede transformar el mundo sin cambiar uno mismo

sobre las nubes

Aunque en el mundo se prohíbe la caza indiscriminada de animales, aunque muchos abogan por impedir la contaminación de los ecosistemas, se deseen detener los robos y demás atrocidades, nada se puede hacer mientras haya humanos que actúen como animales, llevados a actuar solo por sus instintos y ambiciones, nada se puede hacer mientras no haya una transformación en los hombres, en su conciencia.

Es necesario que el hombre vuelva a ser humano, lo que verdaderamente significa ser humano, en pocas palabras un ser racional, que desarrolle un respeto profundo por la vida, incluyendo la propia.

Mínimo debería empezar por tener vergüenza por lo que ha hecho con este mundo, con sus semejantes, consigo mismo y entonces levantarse para luchar por mejorarse a sí mismo. No se puede pretender transformar un mundo, cuando no se ha transformado al individuo.

No violar

¡No violar!

No violar

En este mundo hemos llegado al punto que nos la pasamos exigiendo al gobiernos, mejor limpieza, alcantarillas que funcionen y así con muchos servicios.

Pero si nos ponemos a pensar, somos nosotros quienes tiramos basura en las calles y tapamos las coladeras, causando inundaciones, somos los mismos quienes vemos algo tirado y no lo recogemos porque “¿Cómo me voy a ensuciar?”, también escuchamos el clásico “¿Porqué si yo no lo tiré?” y el no menos común “¡Me vale madres!”.

Enseñamos a nuestros hijos a pre-juzgar a otros, por su apariencia, por alguna actividad o preferencia, pero después les recriminamos cuando nos llaman viejos, torpes, inútiles y nos tiran en un asilo o nos abandonan en una casa sin nadie más.

Enseñamos orgullosamente que a la mujer antes que respetarla hay que perseguirla, acosarla, pues así somos mas “machos” y fomentamos el pensamiento de que todas quieren sexo, pero nos damos contra la pared cuando han violado a una de nuestras hijas, hermanas, madre o lo que sea de nosotros.

Actualmente no resolvemos los problemas de fondo, no nos interesa, ya olvidamos cómo, preferimos curar que prevenir, preferimos hacer arreglos por encimita, para que no vean que por debajo hay toda una inmundicia.

Si crees que no te importa nada de eso y que nunca te va a afectar, seguramente es que me lees desde Plutón y no te afecta lo que pase en este planeta.

1000 maneras de morir

1000 maneras de morir

Morir es fácil,
o caes en pozos,
mueres de gozos,
o tragas un alfíl.

Un idiota maneja sin ver,
alguno deja caer un piano,
no se necesita ser un tirano,
para cruelmente perecer.

Existen mil maneras de morir,
pero no por ello perdamos de vista,
y dejemos que otra verdad coexista:
Hay millones de formas de vivir.