frase es casi imposible evitar que el exceso de amor haga que uno actue como tonto solo el tonto puede clarice lispector

¿Por qué no decir que se ama demasiado?

Me ha tocado escuchar en muchas ocasiones a personas que dicen que aman demasiado a su pareja.

Amar demasiado es algo negativo. ¿Por qué? Por la connotación de la palabra demasiado.

Demasiado significa en exceso, que supera las barreras, los límites, lo que se espera; más de lo necesario.

Si tú amas demasiado estás amando más de lo que deberías hacerlo, más de lo que es sano. Si es algo bueno lo que sientes, se ama mucho, muchísimo, en gran medida; pero no demasiado.

frase es casi imposible evitar que el exceso de amor haga que uno actue como tonto solo el tonto puede clarice lispector

 

 

Manos entrelazadas - Tatuaje ancla

Quiero ser

Manos entrelazadas - Tatuaje ancla

Quiero ser la más sucia de tus fantasías y la más tierna de tus poesías. Para que acabada cada noche, cuando abras tus ojos descubras una nueva forma para amarnos.

Frases de Grey’s Anatomy: «Gracias al calendario volvemos a empezar todos los años…»

Parque, sol y arboles

Gracias al calendario volvemos a empezar todos los años. Sólo hay que esperar a Enero. La recompensa por sobrevivir a la Navidad es el año nuevo que viene acompañado de los tradicionales buenos propósitos, dejas atrás el pasado y vuelves a empezar. Es difícil resistirse a la oportunidad de empezar de nuevo, de dejar tus antiguos problemas a un lado.

Quien decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo no es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año. Es un acontecimiento grande o pequeño algo que nos cambia que nos da esperanzas. Una nueva forma de vivir y contemplar el mundo, para dejar marchar los viejos hábitos, los recuerdos.

Lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar, aunque también es importante recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.

velas de otoño

Buscando lo sencillo

velas de otoño

Es triste y de dar vergüenza que necesitemos que todo esté etiquetado, explicado y decodificado para que podamos entenderlo, para sumarnos al gusto o el desagrado.

 

Ya no quedan muchos que disfruten del descubrir, de querer penetrar en otra mente y fluir con su esencia hasta construir algo en común.

 

No es de extrañar entonces que todo sea tan frágil y se rompa a la primera complicación que surja. Relaciones tan patéticas como patético es nuestro afán por lo prefabricado y «bellamente externo»