goma lapiz

A la antigua

goma lapiz

Soy un reloj de cuerda viviendo en un mundo digital,
soy un cassette sin tener donde ser reproducido,
soy una goma de borrar cambiada por el botón «Borrar»
Casi todo se tiene y se quiere al instante…
Todo empieza y acaba sin haber sido saboreado un poco.

Aunque las cosas cambien y evolucionan rápidamente,
sigo queriendo disfrutar calmadamente mi café
de grano recién molido y sabor fuerte.
Mi caminar pausado y tranquilo al atardecer,
mientras otros sólo corren más y más hasta desfallecer.

Quiero amar despacio y con calma, sin prisas, sin huir…
Sin esperar que todo sea perfecto en semanas o pocos meses.
Recobrando la calidad de vivir, de mi sentir, del existir.

A veces el secreto está en saber esperar, en estar,
en no tener urgencia por llegar.

Mi meta es siempre tener más metas, pues aquí nada se acaba
sino hasta que la muerte oscurece nuestros sueños.

¿Entonces porque apresurar mi paso si es tan bello disfrutar el camino?

Soy un lápiz escribiendo en papel, con marcados trazos,
con la esperanza de que haya quién por fin lo sepa leer.

Corazón dibujo

Tan solo un necio

Corazón dibujo

En los días sin luna tomad mi mano,
que yo os guiaré por la obscuridad
En los días de tristeza no temais,
a vuestro lado también me encontraré.
Sí mi imagen no veis aquí cerca,
solo pensadme…
llamadme con vuestra mente.
Que mientras penseis en mí
no estareis solo.
Yo aún sin quererlo pienso en vos
y no puedo evitar de tanto recordar,
sonreir
y llorar
claro que de felicidad.

No agradezcais lo que hago por vos,
mi corazón se ha entregado ya,
no necesitais pedir su amor
y al final de todo…
tan solo soy un necio que insiste en amar.

rincones

Debiera a todos contestar

rincones

A través de los espacios,
a través de los minutos,
dejo caer un poco de mi amor.
Ese que de tanto guardarlo ahoga.
Porque no teniendo en cuenta la hora
sigue creciendo hasta el amanecer.
Es cuando desesperanzado
solo mengua por un rato
y vuelve a crecer.

A través de los rincones,
a través de los corazones,
voy repartiendo mi dolor,
porque no es posible guardarlo
ni hacer que lo soporte el corazón.
Si un eco repite lo que digo
este dolor repite lo que yerro…
Todo eso dicho que pudo ser mejor,
todo eso hecho cuando no debí.
Por eso también bebí,
por eso fumé…
Y a la derrota me regalé.

Hoy que me levanto de nuevo
aún duele un poco…
bueno, más que mucho,
pero es un modo de decir.
Cómo es un modo de decir
que yo te puedo olvidar.

Mis significados pierden color,
se vuelven austeras palabras
solo por nombrar, dialogar,
aunque sea con el silencio.
Ese que no me responde,
pero siempre me aguarda
y jamas, jamás me cuestiona.

¿Qué cómo estás?
¿Qué cómo te va?
Suelen todos preguntar.
¡Coño! Tal vez debiera a todos contestar;
«No me jodas, ya deja de preguntar.»

callejón

Lo dije sin pensar

Este breve cuento es inspirado por la interpretación de 3 actores ambulantes que rondan las calles de la Ciudad de México, no conozco sus nombres, pero gracias igualmente.

callejón

Ana corría a ver a su novio, pues iban a platicar para reconciliarse después de la dura pelea de ayer. Y vaya si fue intensa, ocurrió la otra noche, cuando ella incluso le gritó a Carlos que ojalá se muriera, mientras sentía ese odio, el coraje y dejaba que su abdomen le ardiera de tal vigor con que profirió esas palabras.

Llovía a cántaros y los truenos eran fulminantes, simplemente eran dignos de cualquier película de terror, Ana maldecía no haber comprado aquella carcacha que podía permitirse con sus limitados ahorros.

Se habían quedado de ver en el callejón dónde se encontraba la vieja casa dónde vivió Carlos, que además de quedarles a mitad de camino, era el lugar lógico para arreglar las cosas, aquel rincón mágico, aquel portón, tantos besos, tantos susurros y tantas horas, tantos testigos de su amor, ese era su rincón.

Ana llegaba ya de prisa y mojada de pies y piernas, pero al menos el paraguas le había sido medianamente útil, su cara aún se encontraba tibia y sus mejillas sonrosadas, solo de imaginar ver a su amor. En el callejón se encontraba de pie una figura humana, que se iluminaba cada vez que retumbaban los relámpagos, llevaba una gabardina negra y un sombrero del mismo color.

-¿Carlos? -Apenas audiblemente preguntó Ana.

Entonces un grito fue ahogado por un estruendoso rayo, uno que pudo descorazonar al mismo diablo de haberse escuchado. Ana miraba atónita los restos de un hombre a los pies de aquel que vestía la gabardina; y no era cualquier hombre, era Carlos, su novio. Se arrojó hacia él para sostenerlo, ver si todavía existía aunque fuera un débil aliento, pero no, ya estaba muerto.

-¡Maldito hijo de puta! ¿Qué has hecho? ¿Quién demonios eres tú?

Leer más

Amanecer

Como era en un principio, hoy y siempre…

Amanecer

En un principio existía yo y mi oscuridad, las tinieblas me traían paz, pues no había nada más.
Por un tiempo fue bueno.

Disfrutaba de lo que era estar solo con mis creaciones y exploré mi mente en su totalidad, no precisaba de nadie más.
Por un tiempo fue bueno.

Pero algo ocurrió, llegó alguién, aún resistiéndome a ello nos volvimos dos y entonces hubo luz, aunque me cegó al principio también hubo paz.

Caminé por la tierra rehaciendo mi pensamiento, planeando, sabiéndome acompañado y sintiendo lo que era ser feliz a razón de alguién más.

Las estrellas brillaron, las flores tuvieron sentido, todo era tan bello y vibrante, aprendí a ver todo con nuevos ojos.
También por un tiempo fue bueno.

Pero al crear en mi ese amor me hice vulnerable, me volví como cualquier humano y fue justo al darme cuenta de esto cuándo todo se rompió.
Eso ya no fue nada bueno.

Ahora mi oscuridad me atormentaba, la soledad no me satisfacia y por dentro mi corazón solo ardía.
Eso fue lo peor.

Tras muchas lunas, un buen día llegó la calma, volví a mi oscuridad en paz, volvi a ser quien era, crear y vivir, solo existir a mi manera, era vivir feliz amando lo que hacía y lo que llegaba; que sin ser dueño de nada, era dueño de lo que llevaba en mi, volvi a ser de mi.
Por un tiempo volvió a ser bueno.

Todo cambió el día en que el ciclo que repitió; y que así por necedad humana volveré a pasar, por esa tonta y absurda esperanza de encontrar en otro algo que entre tantos millones es tan dificil hallar.

 

Lago Como lluvia

Lagos

Lago Como lluvia

Lluvias y viento,

canciones y encierro.

Párpados pesados doliendo como llagas

nunca esperé que en esto se transformara

tantos sueños y tantas ganas

para que el amor se alejara.

Nunca le he dicho

los lagos que escaparon de mis ojos

ni de las blasfemias de mi boca

mucho menos que mi alma casi se ahoga.

Mis labios sellados se quedaron

Lo que oculto no es por miedo a ser débil

ni mucho menos por verme frágil

Es por no descubrir un día

que no solo ya no soy nada en su vida.

Sino que hacia mi, solo hay indiferencia.

corazon esperando

A veces

corazon esperando

¿Porque he de mirar la tele?
Si puedo cerrar mis ojos y verte a ti
mi música es la música del viento
mi baile son las hojas secas, viajantes
anhelantes, por ser atrapadas…
antes de caer.

¿Porque he de callar lo que siento?
Si puedo cantar y gritar que te amo
mi intención es liberar mi corazón
que no se muera mudo…
aunque tal vez si un poco solo.
Vibrante sangre que canta en mis venas
yo con gusto la derramo
solo por ti.

En mi paso por este sueño
que algunos llaman vida,
no encuentro mejor engaño
que creer salir sin herida
caminando fuera de aquí.

Por eso de un mundo viajo a otro
me sumerjo en tu recuerdo
no vivo, pero tampoco muero
tal vez en una de esas te encuentro.
A veces para avanzar
hay que mirar hacia atrás.
A veces para amar
hay que renunciar a olvidar.

A veces para estar
hay que perderse,
volver a voltear y preguntar:
¿Qué nos sucedió?

Vendar mis ojos - chica ojos vendados

Como la mayoría

Vendar mis ojos - chica ojos vendados

Largos domingos tonteando,

visitando la iglesia y luego el futbol.

Comiendo todos en familia,

¡Qué bonito ser como la mayoría!

Contentarme con uno o dos días buenos

Y pensar que todo ocurre “por algo”

Saber que soy bueno y me merezco el cielo…

Que si no es en esta vida

en la otra sí que gozaré.

¡Que simple y que sencillo!

¿Por qué a mi me parece mal?

¿Por qué desconfio de tanta naturalidad?

¡Apartate odiosa razón,

que solo quiero ser un huevón!

Sin importarme la vida

ir por ahí como la mayoría.

Dejando que las cosas pasen

y no preguntarme porque lo hacen.

Tal vez mirar hacia atrás y llorar

al fin con cerveza se me va a curar.

Hablar de tetas y de dinero

que sin importarme un carajo

es mezclarme con los demás.

Pero ciertamente siendo como ellos

me pierdo de lo que es para mi más bello.

Amarme y ser honesto…

con lo que vivo…

con lo que siento.

venda en los ojos

El velo que está frente a nuestros ojos.

venda en los ojos

El tiempo transcurre, pero es solo una percepción limitada que tenemos de la existencia, así como de las cosas vividas, percibimos solo fragmentos, nada en toda su magnificencia, nada en todo su esplendor.

En nuestra percepción, encontramos las cosas según nos sentimos, siempre dependiendo de nuestros prejuicios, de nuestras concepciones, algo nuevo es difícil de comprender, más porque siempre queremos comparar una cosa con otra, lo nuevo con algo viejo, que sea conocido y empañamos la verdad con nuestra mentira, con el velo que cubre nuestros ojos y nosotros que creemos que nuestros sentidos son perfectos.

La ironía es que esto a casi nadie le importa, ni lo piensa, ni sabrá ver más allá.