redscale back tree

Eso siempre

redscale back tree

Perdona por perderme, por llevar aún mi pensamiento hasta ti
por extraviarme en aquellos dulces besos y aquellos tus abrazos.
Mi recuerdos vuelven sin aviso, atiborrados de pesar
porque miro atrás y llego a saber que tal vez desperdicié tu querer.
No es obsesión vida mia, ya lo he comprobado
tampoco es desdicha a lo loco, ni anhelo barato del que espera.
Porque vaya donde vaya y mire a quien mire, tus ojos vuelven a mi,
serenos, quietos, interrogando porque los quiero y porque lloro.
No poseo grandes respuestas elaboradas; te quiero, te amo y nada más.
Buscando explicación he recreado teorías tan vanas y tan profundas,
que las hipótesis Freudianas quedan aisladas de mi descubrimiento.
Aunque es más simple que la brisa, más natural que respirar…
Es algo que va más allá de merecer, es algo que va más allá de entregar
es el amor del que es capaz de esperar incluso descorazonado
y del que vuelve la mirada esperando un cálido regreso.
Me has entregado tanto con tu ser, por el solo hecho de existir
que no cabe más que agradecer, al mundo y al cielo por dejarte ver.
Tal vez llegue hasta ti el viento de mi pensamiento
a veces calmado y sereno otras tempestuoso e incierto…
pero siempre conteniendo tu nombre, eso siempre.

preguntas sobre lo normal

¿Qué es lo normal?

preguntas sobre lo normal
Continuamente escucho “eso es lo normal”, “…no es normal” o cosas como “lo normal sería…”

¿En realidad creemos que existe tal cosa como lo “normal” dentro de los asuntos humanos?

Nosotros como seres humanos, desde el punto de vista biológico, animal y otros, hacemos muchas cosas que no se pueden catalogar como normales, por ejemplo el hecho de volar en aviones. A principios del siglo XX se fueron perfeccionando los aeroplanos, lo cuál le dió al humano la posibilidad de trasladarse rápida y eficazmente hasta lugares antes inaccesibles o simplemente en menos tiempo y empleando menos recursos.

Si le preguntamos a alguien de principios del sigo XIX si cree que en un futuro será “normal” que los humanos puedan volar, usando cierta tecnología, ¿que crees que nos contestaría? ¿Podría incluso tacharnos de herejes o blasfemos (porque eso era un atributo divino y que pertenecía solo a Dios)?

Por una pregunta así en cierta época y en cierto lugar podríamos haber sido lapidados o quemados vivos.

Hoy para nosotros es “normal” tomar un avión y viajar a cualquier lugar, claro si tienes el dinero, si vives en ciertos países como los son algunos de áfrica, ciertamente no es normal para su población viajar en avión.

Entonces algo que definimos como normal proviene de que tan común es (cuantos miembros de la misma especie realizan la misma acción o presentan ese comportamiento), que tan aceptado es eso, en fin, hay muchos parámetros para que algo sea normal, ciertamente algo que siempre se nos olvida es que algo aunque sea “normal” no es bueno per sé, ni por no ser “normal” deja de ser bueno.

Por ejemplo antes era “normal” que las mujeres no opinaran, no se les diera derecho al voto, pero eso no era bueno por considerarse “normal”

No es “normal” que alguien se cure de cáncer, por que es difícil o lo que quieran, pero eso no significa que si alguien se cure sea malo solo por que no sea “normal”

Nos atrevemos a criticar y señalar con el dedo a muchos sólo porque no cuadran dentro de nuestros hábitos, comportamientos, costumbres o pensamientos, pero es no nos da ningun derecho a hacerlo, ¿ntonces porque lo hacemos?

Porque tenemos un ego que hemos dejado crecer desmedidamente y pensamos algo como esto:

“Lo que yo creo y lo que yo pienso es lo correcto”

Ahí podríamos discutir otro tema con lo que “es correcto”

Pero no se trata de ello, el ejemplo es para ilustrar como pensamos y como justificamos el quernos cololar en una posición superior a otros, solo porque consideramos que lo que pensamos si es válido y/o correcto.

Eso no nos lo enseñan muchas veces nuestros padres ni maestros, pero es una actitud cobarde, desleal para con otros humanos y crea resentimientos, discusiones y hasta guerras.

Ninguno de nosotros tenemos la verdad absoluta de NADA.

Por ello es que a mi me choca tanto la palabra “normal”

Evitemos usarla, evitemos juzgar a los demás, preocupémonos por mejorar nosotros y si vamos a ver hacia abajo a alguien que sea solo para ayudarle a levantarse.

Existen muchos grupos vulnerados actualmente por esos “grandiosos” conceptos que tenemos de lo que es normal, ya sean homosexuales, indígenas, mujeres, niños, etc.

Imagina que definieran como que no es “normal” que un adulto vea caricaturas o juegue con un xbox, por considerarse inmaduro o lo que quieras, pero tu tienes ganas de hacerlo, porque te hace bien, te relaja, te hace feliz. ¿Entonces como ya no es normal dejas de hacerlo?

No.

Se sigue haciendo pero puede generar culpa al individuo si considera las normas sociales muy importantes.

Así que dejemos de pensar que es normal y que no en las cuestiones humanas. Y empecemos a pensar en términos de que nos hace bien y que no a nosotros mismos, si hacemos algo y no dañamos a nadie (ni a nosotros) ¿Cuál es el problema?

Si herimos suceptibilidades de gente que no ha alcanzado el nivel para comprender que todos tenemos los mismos derechos, entonces el problema es de la otra persona, no nuestro.

palomos otoño

Como palomos

palomos otoño

Deambulan los palomos por la plazuela del pueblo,
caminan entre la gente, esperando por migajas.
Vuelan sólo ante niños maldosos que los corretean,
que los espantan y que impiden su tranquilidad.
Luego llegan los que les brindan ese poco pan,
con el que sobreviven, apenas les llena, pero ahí está.
Cada uno come rápido, para que el otro no le gane su alimento,
llegando más tarde la lluvia huyen de nuevo a sus nidos…
Esperando por un mejor día…
Por más comida…
Por más compasión del que pasea por sus lugares.
Así como los palomos ¿cuántos esperamos por migajas?
¿Cuántos arrebatamos algo antes que nos lo arrebaten?
¿Quienes son esos que nos ahuyentan lejos de nuestro pan?
En este mundo antes que compartir nos enseñan a competir.
¿Y si no se trata de eso?
¿Y si nos han enseñado mal?
¿Tendremos el valor para cambiar?

vacuna contra la indiferencia

En medio de la modernidad

vacuna contra la indiferencia

Aún en medio de la modernidad hay lugares en donde la mujer es menos que nada, donde son apedreadas, sobajadas, violadas, ignoradas, tiradas a la basura aun siendo fetos, vendidas a cambio de ganado; pero gracias a voces que se alzaron pidiendo justidia, a la sangre derramada de cientos y cientos de esas voces, hoy la mayoría tiene la libertad para decidir sobre su cuerpo, sobre su futuro. Y seguimos luchando por los derechos de las mujeres.

Y en nuestro mundo moderno, existen lugares donde las personas son obligadas a trabajar de sol a sol, en condiciones infrahumanas, para poder llevar alimento a sus hogares, siendo que también hace algunos ayeres, varias voces se alzaron para exigir se respetara una jornada laboral y una retribución equivalente al trabajo desarrollado. Y seguimos luchando por obtener trabajos y salarios dignos.

También aun en medio de la modernidad, hay personas que no pueden vivir abiertamente su homosexualidad, pero gracias a voces que se alzaron, que lucharon, que pugnaron porque se respete su derecho y libertad a amar abiertamente, hoy hay una mayoría que puede ir de la mano de su pareja. Y seguimos luchando por los derechos de los homosexuales.

En medio de la modernidad, hay personas que viven envueltas en una gran xenofobia, en una diferencia de clases, en una diferencia de credo, de color de piel. Si no hubiera existido una voz que se alzara, seguiríamos siendo una colonia, seguirían existiendo los esclavos y Hitler dominaría el mundo. Y seguimos luchando por la justicia social.

La próxima vez que sientas ganas de decir: “Deja de lloriquear y acepta las cosas como son”, piensa que harías si esa persona que has permitido que llegue al poder se introduce a tu casa, viole a tu madre, hermana, esposa o hija y te golpeé, no solo física, sino emocionalmente, simple y sencillamente porque TÚ le diste el poder de hacerlo, ¿a quién vas a recurrir?

“Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero moriría por el derecho que tienes de decirlo”.

Escrito por mi amiga: Kanita al aire.

Fraude 2012 Bandera Mexico Dinosaurio PRI

¿Y tú, cuánto cuestas?

Fraude 2012 Bandera Mexico Dinosaurio PRI

Esos pueblos que callan son aquellos que se apagan de a poco, en esos mismos que su gente vende la dignidad por unas miserables monedas, se matan entre ellos y al final, se hincan para rogar a Dios para que los salve de algo a lo que ellos mismos se condenaron.

¡Ay de los pueblos  que se doblegan por miedo, pero se quejan en los rincones, en lo oscurito, como vieja maltratada y golpeada, ninguneada, sobajada y apendejada!

Si tú eres de los que se vende por monedas, por despensas, debes saber que no solo te vendiste tú, vendiste a tu pátria, vendiste tu futuro y el de millones, da gracias que vives en el presente, antes a la gente como tú la fusilaban por traidor.

¿Cuánto costó que te vendieras?

¿$100.00, $1000.00, $1,000,000.00?

¿Nunca te enseñaron que el valor de la libertad es mayor que cualquier cosa?, ¿qué un verdadero ser humano no se vende por nada?

¿Y tú, cuánto cuestas?

Solo toma mi mano

Dos humanos que se dan la mano

Solo toma mi mano

“Nada tienen de especial, dos mujeres que se dan la mano” o dos hombres o una mujer y un hombre.

Podemos ver diariamente distintas imágenes en nuestras ciudades y pueblos, lo increíble es que las manifestaciones de amor “nos ofendan”, pero ante la violencia, los robos, ya muy pocos reaccionan.

¿La discriminación, la guerra, el desprecio y la muerte si son normales?

El amor debe causar orgullo, sin embargo es algo en lo que todavía debemos trabajar como sociedad. El siguiente relato puede decir mejor que yo lo que les quiero expresar:

Iba con mi mujer en el coche, cuando vimos cruzar la calle a una pareja de mujeres tomadas de las manos, de buen ver, y con tierna naturalidad… no es raro ver eso por las calles de la ciudad, e incluso por lo regular tenemos esa manía de apuntar a las que vemos y decir: “¡¡Miraaaaaa!! *.*”

Al seguir conduciendo, me quede pensando en eso, y le dije a mi mujer que sentía una gran admiración por ellas, por los prejuicios personales (lactados desde bebés) que tuvieron que pasar, y las miradas morbosas y hasta insultos y caras de disgusto de cualquiera…

Cuando bajamos del coche al llegar a nuestro destino, se acerco a mi lado y… ¡¡Me tomo la mano!! Sólo me miro y me sonrió, yo sentí tanto, tanto amor que me sentí la mujer más grande, más afortunada de caminar de la mano de una mujer tan perfecta como ella, nada más importaba… Y entendí, que caminar de la mano del amor de tu vida no es sólo caminar, sino caminar descalzas sobre copos de algodón, y saber que no hay más destino que al que me guían sus pasos…

Fuente del relato: Blog Todo al rededor es color Dylan Autora: Dylan

 

 

 

Tengo 72 años... También soy # 132

¿Cómo gobiernas al viento?

Tengo 72 años... También soy 132
Tengo 72 años… También soy # 132

¿Cómo gobiernas al viento?
¿Cómo callas al corazón?
Al de tantos que ahora grita,
por la oportunidad de vivir,
por un mañana sin oscuridad.
Aunque los medios idiotizan,
aún quedan muchos de pie.
Día a día muchos despiertan,
aunque tantos no lo vean,
es hoy cuando hay que cambiar.
El mañana podría no existir.

Algo ha despertado desde su centro,
No lo dejemos volver a dormir.

#YoSoy132

justicia guarderia abc

No sólo recordemos

justicia guarderia abc

Por esos héroes que no honramos,
que incluso a veces avergonzamos,
porque nos callamos.
porque no actuamos.

Porque recordar no vale un pepino,
se vuelve un acto estéril y vano,
Sino reflexionamos,
sino lo capitalizamos.

Por esas personas que murieron luchando,
por esos niños que mueren en un incendio,
por los que se les llama daño colateral.
Esa es la gente que debemos apreciar.

Recuerda, el camino deseado no es fortuito,
y tu destino aún no está del todo escrito.

Luchar hasta el final, esa debe ser nuestra verdad.

Muertos México

Nuestros sueños muertos

Muertos México

En un esfuerzo por encontrar las letras,
las palabras de lo que queria decir,
encontré los sueños perdidos,
las ansias, las angustias,
las chingadas ganas que se quedaron trasnochadas,
embriagadas para olvidarse en las cantinas.

Embargos de la pobreza a la conciencia,
esa miseria que te hace olvidar quien eres,
que haces, que quieres y para dónde vas.

Mientras mendigas día a día el pan,
te hincas por un salario y asumes tu papel de jodido,
te encuentras que ya te robaron tus sueños,
y ni te acuerdas que es lo que has perdido.

Tus esperanzas, muertas, podridas, junto a tantos difuntos,
olvidados, porque son daños colaterales en un sistema,
el mismo que te mata a ti por dentro,
no hay diferencia, tú también estás muriendo.

Olvídate de luchar y mata a tus hijos, tus nietos, tus padres,
sus memorias.
Cada vez que te da igual lo que pasa aquí,
no solo mueres tú,
muerte tu país,
muereren ellos,
muero yo.

Requiescat in pace.

#YoSoy132

Libertad de expresión

Que no es la libertad de expresión.

Libertad de expresión

La libertad de expresión no es derecho a mentir.

La libertad de expresión no es sinónimo de difamación y calumnia.

La libertad de expresión no es derecho a desdibujar, alterar o maquillar la realidad.

La libertad de expresión no es derecho a confundir a la audiencia.

La libertad de expresión no es el avasallamiento de los otros derechos humanos.

La libertad de expresión no es sustitución de los tribunales.

La libertad de expresión no es el derecho a crear nuevas inquisiciones.

Palabras de Jorge carpizo, retomadas en Rayuela del periódico Mexicano “La jornada”