Recuerdo del futuro

recuerdos del futuro

Recordando encontré la imagen de tus labios perlados, bellos, rozando los mios, caricias eternas.
Respiraciones aceleradas e intensas como nuestro frenesí.
Daba todo por quedarme solo junto a ti; solo la vida que se nos escapa a cada segundo es lo que un día nos separaría.
El resto del mundo no existía, hace mucho soñaba con esto.

Pero de momento algo me perturbó y me regresó a la realidad.
Volvíendo al momento actual y supe que eso no ha sucedido, era un efímero recuerdo del futuro.
Solo esperaré a que tú y yo lleguemos ahí.

Fervor, calor

Porque solo así se vivir…

Fervor, calor

Si encierras mi cariño y le haces dormir en el suelo
¿Cómo esperas que no muera de frío?
¿Por qué condenar a ser olvidado algo tan sincero?

Al recorrer las calles bajo la lluvia
el agua helada es menos hiriente
mucho menos que tu desdeñosa mirada.

No siendo el momento de morir, caigo sin caer
pulverizándome en mis pasos vuelvo a mirar el ayer.

Aún observando con otros ojos cargo con los despojos
de todo eso sin forma que una vez me hizo muy feliz.

Y así con este peso tendré que ir cuesta arriba otra vez.

Mi alma destrozada no encuentra sociego en su morada
y pálida sigue sintiendo, soñando, aunque todo le duela.

¡Canta!
¡Canta mi alma!
¡No dejes de cantar!

¡Que tus trinos se escuchen hasta el mar de fuego!
Que despierten a las almas viles y las nobles luego
al escuchar tu clamor, como un claro fulgor.

Siendo de tristeza que parezca de rabia
muriendo de dolor que simule un gran amor.

Así cuando pregunten ¿Y por qué cantas vos?
Solo tenga que responder:
Porque solo así sé vivir… con fervor.

Silencio

Infame silencio

Silencio

Volando durante la madrugada de mi angustia me perdí
mientras un perro aullaba a la luna mi voz se fue, murió
ahogándome por dentro con todo lo que siempre sentí
pero que nunca he dicho a vos.

Y ahora mi vida se durmió…
Contagiada por las libélulas de mis miles de sueños rotos
que destrozados caen al suelo solos, ya sin alas.

En pausa todo se quedó, como si le hubieran quitado color
a la vida, a los cielos y a los mundos que habitaban en mi.

¡Oh Silencio!
Cómo me hieres y cómo dueles cuando te posas así en mis labios
y te quedas… Y no mueres.
Ardes…

Fue entonces que sin poderte pronunciar, viajé al bosque profundo
solo, cargando con mi olvido, bebiendo mis horas contigo.
Y comiendo esos recuerdos poco a poco, para no morir de inanición.

Sobreviviendo llegue hasta el río, sus aguas congeladas tomé
guardé y traje de vuelta conmigo para bañar con ellas mis anhelos.

Hoy trato de refrescarlos, regarlos, que crezcan grandes como ayer
que hagan bullicio y sombra cuando el exceso de luz me ciegue
y me cubran cuando el frío de la soledad me hiele.

Traje pétalos de rosas recién cortadas, por cada uno de estos
una letra de tu nombre y llevados al viento volarán hasta vos.

…en este infame silencio.

redscale back tree

Eso siempre

redscale back tree

Perdona por perderme, por llevar aún mi pensamiento hasta ti
por extraviarme en aquellos dulces besos y aquellos tus abrazos.
Mi recuerdos vuelven sin aviso, atiborrados de pesar
porque miro atrás y llego a saber que tal vez desperdicié tu querer.
No es obsesión vida mia, ya lo he comprobado
tampoco es desdicha a lo loco, ni anhelo barato del que espera.
Porque vaya donde vaya y mire a quien mire, tus ojos vuelven a mi,
serenos, quietos, interrogando porque los quiero y porque lloro.
No poseo grandes respuestas elaboradas; te quiero, te amo y nada más.
Buscando explicación he recreado teorías tan vanas y tan profundas,
que las hipótesis Freudianas quedan aisladas de mi descubrimiento.
Aunque es más simple que la brisa, más natural que respirar…
Es algo que va más allá de merecer, es algo que va más allá de entregar
es el amor del que es capaz de esperar incluso descorazonado
y del que vuelve la mirada esperando un cálido regreso.
Me has entregado tanto con tu ser, por el solo hecho de existir
que no cabe más que agradecer, al mundo y al cielo por dejarte ver.
Tal vez llegue hasta ti el viento de mi pensamiento
a veces calmado y sereno otras tempestuoso e incierto…
pero siempre conteniendo tu nombre, eso siempre.

Amor amor encuéntrame... (Acción poética)

Siempre tú

Amor amor encuéntrame... (Acción poética)

Al ver tus ojos me siento como el niño aquel, que teniéndo el mundo como patio de juegos se queda en un rincón y yo solo deseo pasear en tu alma, por tu pensamiento y tu recuerdo,

Quiero quedarme grabado, no en tu piel, sino en lo profundo de tu ser.

Como una colisión de estrellas remover tu mundo, ser una sorpresa; ser el movimiento, pero también ser la calma, tu refugio.

Aprender con calma tu compás, apreciar tus suaves notas y poder cantarlas al viento, con la felicidad del jilguero en primavera.

Si bien no podré evitar que caigas alguna vez, siempre puedo estar ahí con mis manos para levantarte y con mis brazos para sostenerte, te ofrezco este mundo para que lo compartamos, para encontrar la belleza en lo áspero y la luz en medio de las tinieblas.

A veces soy dueño del aire, a veces soy dueño de todo, pero no importa, si lo único que verdaderamente deseo es tu ser, mi divino tesoro.

Si cruza esta linea

Junto a ti eso no es así

Si cruza esta linea

Y ahora que estoy frente a ti te digo
sin clichés ni tonterías
que eres quien a pesar de los días
sigue haciendo mella en mi alma
vuelves mis sueños en algo cierto
y a veces lo real en pesadillas.

Si cruzas esta linea que nos divide
nacerá un poema…
Lloveran sobre ti mis locuras
mis amores y mis letras…
No obstante callaré
hasta ver si han florecido en ti.

Hoy, noches abobinables sin tu voz
sin tu calor
que vienen a recordarme el hartazgo
el aburrimiento
de superar mil catástrofes
de este y mis otros mundos
sabiendo que al final tú no estás.

Pero si estuvieras,
tal vez si me quisieras.
Sabría llorar de felicidad
hartaría al mundo con mi sonrisa
y procuraria ir hasta aquel que dijo;
«Este mundo solo es para sufrir»
para demostrale que junto a ti
eso no es así.

Fotografía de Daniela L. Herrero

colchon

Momentos, pero algo más

colchon

De tantas tardes en tu colchón entendí la vida,
le di nuevo sentido a los sueños de niño.
Paraiso perlado de sudor con la luz desfalleciendo.
A veces tintineaban las campanas de la catedral,
coronando un placer que no alcanzaba a terminar.
Miles de noches en vela en ese lugar, mirándonos,
soñandonos, acariciándonos, alejándonos de todo,
excepto de nosotros.
El reloj nos tenía envidia, con su aburrida existencia.
Mientras nosotros olviabamos el tiempo,
ese que dejaba de tener una razón al no haber medida
ni forma de contener nuestro amor.
Las ojeras en nuestro rostro eran la prueba,
de que se le puede dar vida al alma y cansar al cuerpo.
Ese tiempo comprendí que no hay mejor que el silencio,
para decir las cosas que se tienen por dentro.
Una caricia y una mirada nuestra fulminaba el cielo,
y no habia tormenta que se atreviera a serparanos.
Pero como todo en este mundo es efímero,
todo eso se quedó solo en momentos.
Antes dos almas y dos cuerpos, ahora dos almas un cuerpo,
Esperando el momento de ser libres y amarse de nuevo,
quizá en otro tiempo, otro espacio o puede que en algún sueño.

palomos otoño

Como palomos

palomos otoño

Deambulan los palomos por la plazuela del pueblo,
caminan entre la gente, esperando por migajas.
Vuelan sólo ante niños maldosos que los corretean,
que los espantan y que impiden su tranquilidad.
Luego llegan los que les brindan ese poco pan,
con el que sobreviven, apenas les llena, pero ahí está.
Cada uno come rápido, para que el otro no le gane su alimento,
llegando más tarde la lluvia huyen de nuevo a sus nidos…
Esperando por un mejor día…
Por más comida…
Por más compasión del que pasea por sus lugares.
Así como los palomos ¿cuántos esperamos por migajas?
¿Cuántos arrebatamos algo antes que nos lo arrebaten?
¿Quienes son esos que nos ahuyentan lejos de nuestro pan?
En este mundo antes que compartir nos enseñan a competir.
¿Y si no se trata de eso?
¿Y si nos han enseñado mal?
¿Tendremos el valor para cambiar?

Corazón dibujo

Tan solo un necio

Corazón dibujo

En los días sin luna tomad mi mano,
que yo os guiaré por la obscuridad
En los días de tristeza no temais,
a vuestro lado también me encontraré.
Sí mi imagen no veis aquí cerca,
solo pensadme…
llamadme con vuestra mente.
Que mientras penseis en mí
no estareis solo.
Yo aún sin quererlo pienso en vos
y no puedo evitar de tanto recordar,
sonreir
y llorar
claro que de felicidad.

No agradezcais lo que hago por vos,
mi corazón se ha entregado ya,
no necesitais pedir su amor
y al final de todo…
tan solo soy un necio que insiste en amar.

rincones

Debiera a todos contestar

rincones

A través de los espacios,
a través de los minutos,
dejo caer un poco de mi amor.
Ese que de tanto guardarlo ahoga.
Porque no teniendo en cuenta la hora
sigue creciendo hasta el amanecer.
Es cuando desesperanzado
solo mengua por un rato
y vuelve a crecer.

A través de los rincones,
a través de los corazones,
voy repartiendo mi dolor,
porque no es posible guardarlo
ni hacer que lo soporte el corazón.
Si un eco repite lo que digo
este dolor repite lo que yerro…
Todo eso dicho que pudo ser mejor,
todo eso hecho cuando no debí.
Por eso también bebí,
por eso fumé…
Y a la derrota me regalé.

Hoy que me levanto de nuevo
aún duele un poco…
bueno, más que mucho,
pero es un modo de decir.
Cómo es un modo de decir
que yo te puedo olvidar.

Mis significados pierden color,
se vuelven austeras palabras
solo por nombrar, dialogar,
aunque sea con el silencio.
Ese que no me responde,
pero siempre me aguarda
y jamas, jamás me cuestiona.

¿Qué cómo estás?
¿Qué cómo te va?
Suelen todos preguntar.
¡Coño! Tal vez debiera a todos contestar;
«No me jodas, ya deja de preguntar.»

Lago Como lluvia

Lagos

Lago Como lluvia

Lluvias y viento,

canciones y encierro.

Párpados pesados doliendo como llagas

nunca esperé que en esto se transformara

tantos sueños y tantas ganas

para que el amor se alejara.

Nunca le he dicho

los lagos que escaparon de mis ojos

ni de las blasfemias de mi boca

mucho menos que mi alma casi se ahoga.

Mis labios sellados se quedaron

Lo que oculto no es por miedo a ser débil

ni mucho menos por verme frágil

Es por no descubrir un día

que no solo ya no soy nada en su vida.

Sino que hacia mi, solo hay indiferencia.